Semana Mundial del Parto Respetado 2021. Comunicado AEPP-

La pandemia no puede servir de excusa para no respetar a la madre y su bebé

La Asociación Española de Psicología Perinatal (AEPP) une su voz a las de cientos de organizaciones internacionales que durante la Semana Mundial del Parto Respetado reclaman una atención sanitaria más empática, ajustada a la evidencia científica y sin prácticas violentas contra las mujeres.
El lema de la campaña de este año: «Respeto por las necesidades de la madre y su bebé en cualquier circunstancia», sin duda, hace referencia al difícil contexto pandémico en el que miles de mujeres en todo el mundo han dado a luz a sus bebés, en muchos casos, viendo vulnerados sus derechos más básicos con la excusa de la medidas de protección contra la COVID-19.

Decimos “excusa”, porque no se comprende que en países como España a día de hoy se siga impidiendo en algunos centros hospitalarios que las mujeres acudan acompañadas para hacerse pruebas de seguimiento de sus embarazos, se induzcan partos sin necesidad médica que lo justifique o se separen a mamá y bebé después del nacimiento.

Parece mentira que a pesar de toda la evidencia científica en contra, en muchos hospitales españoles no se respete el inicio espontáneo del parto en casos de bajo riesgo, se impida el acompañamiento de la mujer durante el parto por una persona de su elección, no se permita la ingesta de líquidos durante un “trabajo” tan extenuante, no se facilite que la mujer se mueva libremente, adoptando la postura más cómoda en cada momento, se practiquen tactos vaginales sin pedir consentimiento, ignorando el derecho a la protección de la dignidad de la mujer, se administren potentes antipsicóticos como el haloperidol, se siga practicando la maniobra de Kristeller (contraindicada por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, SEGO), se lleven a cabo episiotomías de rutina o, en caso de cesárea, se ate a las mujeres por las muñecas a la camilla, impidiéndoles coger en brazos a su bebé.

¿Qué persona elegiría para sí, nada más nacer, en lugar de ser colocado delicadamente sobre el regazo de la madre, ser aspirado con una sonda por la nariz y el ano?
De allí que exigir «respeto por las necesidades de la madre y su bebé en cualquier circunstancia», es un lema que, dolorosamente, sigue teniendo plena vigencia.
La AEPP, como entidad que agrupa a los profesionales de la psicología dedicados a la salud mental en la etapa perinatal, hacemos un llamado a las autoridades encargadas de la protección de la salud sexual y reproductiva de las mujeres, para que eviten que practicas como las aquí descritas se sigan repitiendo en el sistema sanitario español.

También nos constan profesionales (matronas, obstetricia y ginecología, enfermería pediátrica, neonatología, pediatría, psiquiatría y psicología…)que toman conciencia, exigen protocolos y formación basada en la evidencia científica y se esfuerzan para garantizar un parto respetado a la madre y bebé y desde aquí, y más en esta época tan compleja marcada por la pandemia, agradecemos y reconocemos enormemente vuestra labor.

La Asociación Española de Psicología Perinatal seguirá trabajando, para que un día en la Semana Mundial del Parto Respetado ya no sea necesario alzar nuestra voz.