ACOMPAÑAMIENTO A LAS MUJERES EN EL TRABAJO DE PARTO: POSICIONAMIENTO DE LA AEPP Y LA MARES

Como sociedades científicas, consideramos urgente que se revoquen las directrices tomadas en el Hospital clínico Universitario Lozano Blesa, debido a que carecen de evidencia y ejercen un efecto nocivo sobre la gestante, su bebé y su pareja, a la vez que vulneran sus derechos básicos. Asimismo, a través de este comunicado recordamos la necesidad de que cualquier medida tomada en las instituciones sanitarias de nuestro país esté fundamentada en las prácticas clínicas basadas en la evidencia

Desde los inicios de la epidemia por el SARS-COV-2, se han ido implementando una serie de planes y medidas de actuación que abarcan diferentes aspectos relacionados con la atención a la salud física y emocional de la ciudadanía. Como consecuencia de la novedad de esta situación y los progresivos avances en el conocimiento del comportamiento del propio virus, estas medidas se han tenido que ir modificando y adaptando.

De entre todas estas medidas y planes de actuación, consideramos de especial relevancia, ya que son objeto de nuestro ámbito de trabajo y estudio, las que hacen referencia a la atención a la mujer gestante, el trabajo de parto y su puerperio.

La atención y cuidados a la mujer en este momento tan relevante en su vida, requiere de un sumo cuidado a nivel físico, pero también y quizás con más relevancia en el momento sanitario que vivimos, a nivel emocional. Por ello, consideramos que es urgente llamar la atención sobre determinadas prácticas que se están desarrollando en torno a la atención a esta población, y que suponen un menoscabo de su integridad emocional, así como una vulneración de sus derechos como pacientes.

Recientemente, los medios de comunicación han dado la voz de alarma sobre las medidas llevadas a cabo en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza donde se está optando por la separación de la mujer de su acompañante durante la fase de dilatació. Esta medida, niega el derecho de la mujer a permanecer acompañada durante la dilatación, obviando así las recomendaciones de la OMS, y de diferentes sociedades científicas y del propio Ministerio de Sanidad; haciendo caso omiso de las investigaciones que confirman el efecto positivo del acompañamiento de la mujer durante el parto por la persona de su elección, y el efecto negativo de no tenerlo.

Diferentes estudios apoyan la necesidad del acompañamiento continuo durante el parto, estando documentados los efectos positivos sobre el propio desarrollo del parto, la experiencia de la madre y la salud general.

Por citar algunas fuentes y evidencias:

  • Guía NICE; Guía práctica sobre la atención al parto normal. Ministerio de Sanidad y política Social (2010): evalúa la atención, una a una, durante el parto, considerando tanto la presencia y atención continua de la pareja o familiares, profesionales (matronas), como la atención por otro tipo de acompañantes. 
  • Recomendaciones de la OMS para la conducción del trabajo de parto. (2015). Recomendación No. 12: se recomienda el acompañamiento continuo durante el trabajo de parto para mejorar sus resultados. Resumen de la evidencia: compañía continua durante el trabajo de parto para mejorar los resultados del mismo.
  • Manejo Clínico de la infección respiratoria severa por COVID en la mujer embarazada (OMS, 2020): Todas las mujeres embarazadas y sus recién nacidos, incluso cuando se sospeche o se haya confirmado que tienen la COVID-19, tienen derecho a recibir atención de alta calidad antes, durante y después del parto, incluida atención de salud mental. Una experiencia de parto segura y positiva implica:
    • Ser tratada con respeto y dignidad       
    • Estar acompañada por una persona de su elección durante el parto    
    • comunicación clara del personal del servicio de maternidad;
    • Estrategias adecuadas de alivio del dolor;
    • Movilidad en el trabajo de parto, de ser posible, y elección de la postura del parto
  • COVID-19. Infección en el embarazo. Guía del Royal College of Obstetricians & Gynaecologists. No excluyen a las parejas asintomáticas en el acompañamiento del parto y, en caso de ser sintomáticas, recomiendan asesorar a la mujer para identificar otra persona que la acompañe. En ningún caso recomienda impedir el acompañamiento.
  • Guía de actuación frente a COVID-19 en mujeres embarazadas y recién nacidos. Servei Català de la Salut: “Si las condiciones lo permiten, la mujer puede estar acompañada en el parto por la persona que ella decida”
  • Preguntas frecuentes sobre la COVID-19, el embarazo, el parto y la lactancia materna. OMS septiembre de 2020. Está empíricamente demostrado que el acompañamiento continuo durante el trabajo de parto facilita así mismo la comunicacion de la mujer con los equipos de salud, y proporciona una experiencia más positiva y de empoderamiento a mujeres y parejas en este procesos

Por estos motivos, como sociedades científicas, consideramos urgente que se revoquen las directrices tomadas en el Hospital clínico Universitario Lozano Blesa, debido a que carecen de evidencia y ejercen un efecto nocivo sobre la gestante, su bebé y su pareja, a la vez que vulneran sus derechos básicos. Asimismo, a través de este comunicado recordamos la necesidad de que cualquier medida tomada en las instituciones sanitarias de nuestro país esté fundamentada en las prácticas clínicas basadas en la evidencia.

Fdo:

Asociación española de psicología Perinatal

Sociedad Marcé Española. MARES

Deja un comentario