Noema Fernández Prieto

Me llamo Noema Fernández Prieto, tengo 32 años y trabajo como psicóloga perinatal e infantojuvenil en el espacio terapéutico NidoyMente (www.nidoymente.com), ofreciendo terapias online y presenciales.

Soy licenciada en psicología por la Universidad de Salamanca y experta en necesidades, derechos y cooperación al desarrollo en la infancia y adolescencia por la Universidad Autónoma de Madrid.

Mi recorrido en el ámbito perinatal comenzó con el embarazo de mi hija mayor, Nalúa, que concidió con mi último año de carrera y favoreció que buscase un itinerario formativo más personalizado a mi propia vivencia maternal. Una conferencia de Michell Odent fue el factor detonante que marcó el rumbo de mi vida personal y laboral.

Mi experiencia profesional se ha ido nutriendo de mi experiencia vivencial como madre y esto ha marcado mi esencia terapéutica, que no es más que una puesta a prueba constante de teorías, métodos y modelos de ayer, de hoy y de mañana, de aquí y de allá, con el fin de entenderme a mi misma como mujer y madre, a mi compañero como hombre y padre y a nuestr@s hij@s como boicoteadores de cualquier teoría generalizable.

Ha sido de gran ayuda en todo este recorrido como psicóloga vivir entre abuelas que cuentan y comparan el antes con el ahora, asesorar a padres que desesperan sin un modelo al que seguir en estos tiempos de cambio y apoyar a madres que caen en el abismo que hay entre lo que soñaban y lo que fue, entre lo que quieren y lo que pueden…

Durante estos últimos cinco años he gestado, parido y criado proyectos familiares y laborales en un espacio concreto: la ecoaldea de Matavenero, un lugar donde muchas familias de todas partes se acercan buscando vivir en un entorno “respetuoso consigo mism@s como padres y con sus hij@s durante el periodo perinatal y la posterior crianza”. Y es así, como cada familia del lugar, dejando ver sus procesos, tanto positivos como negativos en torno al nacimiento de un hijo (duelos, traumas, conflictos, rupturas, traspasos intergeneracionales y un sinfín de alegrías y tristezas cotidianas) me ha regalado espacio de estudio y formación como psicóloga y sobre todo, como persona y vecina.

Si tuviese que resumir la base fundamental de mi trabajo como psicóloga perinatal a día de hoy, diría que intento crecer con cada madre y padre que transitan una nueva vida llena de curvas, con cada experto que transmita sus visiones y conclusiones y con cada dificultad en mi propia vivencia diaria personal, familiar y laboral.

Para saber más: www.nidoymente.com